BUSCAR

Archivo

Powered by mod LCA

 

 

 

LHDC

En materia de conciencia, la ley de la mayoria a mano alzada no tiene lugar.

b_600_600_16777215_00_images_carroza.jpg

Todos nosotros, incluido el que suscribe, somos responsables del escarnio que se ha producido en Sniace. Cuando te cuentan que hace algunos años la dieccion de esta empresa tuvo que pedir ayuda a "los grises" para salir de fabrica y ademas se les hizo el pasillo de la verguenza, uno se cuestiona hasta que punto tambien somos culpables nosotros por no haber echado a estos canallas en su momento de la empresa. Con nuestro silencio y la arrogancia sindical de otros hemos contribuido a 'secar' el canal que, durante años, obreros mucho mas decididos se encargaron de mantener repleto de madera a golpe riñon y decencia.
Por mucho que tratemos de lavar la conciencia siempre tendremos la misma sensacion, "hemos sido unos cagones". La dictadura sindical de los ultimos años y nuestra sumision nos han convertido en una plantilla muda y mucho peor, con miedo a decir lo que pensamos de verdad.
Y la verdad es que en muchas asambleas nos habria encantado mandar a la mierda al comite de turno. La verdad es que en Sniace se han hecho huelgas (muchas) que los trabajadores no nos atrevimos a cuestionar. La verdad es que, incluso ahora, no tenemos valor para pedir explicaciones a quienes nos han conducido hasta aqui. Vamos derechitos al matadero ¡beeeee...! Y encima agachamos la cabeza.
En LHDC si que denunciamos y anunciamos repetidamente lo que hemos padecido y consentido la plantilla en estos ultimos meses, pero eso, tampoco basta para resetear nuestra conciencia; la pasiva actitud adoptada por la mayoria de nosotros nos remordera por dentro durante mucho tiempo. Cada vez que nos acordemos de los dineros que se han llevado, por ejemplo Danacolio y el Moroso en nuestra puta cara, algo en nuestro interior se encargara de reavivar el fuego del arrepentimiento. Pero ya no es tiempo de lamentaciones, ahora toca joderse y apechugar con las consecuencias. Hemos Aceptado que nuestro lider sea Torti (¡¡ manda cojones !!) y hemos consentido que el jubilado de oro nos sentenciara con el famoso juramento de cabecilla de geriatrico "o todos o ninguno", la siguiente sera asistir a la triunfal salida del Moroso en carroza de oro y acompañado por su fiel corte de palafreneros.
Nadie se merece tan duro castigo pero ¡... seamos sinceros! hace tiempo que nos la estabamos jugando.

 

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios