BUSCAR

Archivo

Powered by mod LCA

Comentarios

Invitado - Pirulo - Comentado Todavía estamos aquí. Moroso, ... en Artículo Joomla
Mira guapo ese accionista es de los que más se ha reido de la prensa, los trabajadores y la sociedad...
Invitado - Angel - Comentado Todavía estamos aquí. Moroso, ... en Artículo Joomla
Hola! La página ha tenido momentos muy divertidos, pero alegraros sin venir a cuento de la desdicha ...
Invitado - odin00 - Comentado ... en Artículo Joomla
yo no desvelaria ni nombres ni apellidos ni foto ni mierda pa ellos el que quiera ...
Invitado - Angel - Comentado #operacionpatatal/elpastel en Artículo Joomla
Sublime. Acojonante. Sois la hostia. Enhorabuena por este trabajo. Cuando acabe esto os ofrezco trab...
Invitado - fiel - Comentado Executive Chairman, Managing D... en Artículo Joomla
muy muy buena, felices fiestas

 

 

 

LHDC

Un poco de historia

b_600_600_16777215_00_images_hdc.jpg

En el Antiguo Egipto el faraon era el Sumo Sacerdote de todo el clero del pais; los egipcios creian que era el unico ser humano capaz de comunicarse con los dioses; pero como no podia estar en todos los templos a la vez para realizar las ceremonias, lo que realmente hacia era nombrar otros Sumos Sacerdotes para que las realizaran en su nombre. Este papel, generalmente pertenecia a individuos de alto rango social, a menudo hijos o yernos del faraon. Las obligaciones de estos sacerdotes consistian en realizar la ofrenda divina dos veces diarias; una por la mañana y otra por la tarde. El ritual era llevado a cabo en el "sanctasantorum" situado en el fondo del templo donde se encontraba la estatua del dios guardada en un armario sagrado. La ceremonia consistia en penetrar en el santuario, abrir las puertas del armario sagrado (el naos) sacar la estatua del dios, limpiarla, cambiarle los vestidos y ponerle otros nuevos; despues quemaban incienso y le entregaban las ofrendas. Luego retiraban las ofrendas (que se repartian entre los sacerdotes), guardaban la estatua limpia en su naos y salian del "sanctasantorum"  andando de espaldas. Aunque denominaban sacerdotes a estas figuras, no tiene ningun parecido con los clerigos occidentales. Se llamaban en realidad "servidores del dios".  Para convertirse en sacerdote y tener el privilegio de trabajar en un templo no era imprescindible realizar largos estudios. De hecho, se sabe, que en el clero egipcio solo unos pocos eran capaces de leer y escribir.

Visto lo visto ... ¡Que poco hemos cambiado!

 

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios